Review RockOut Fest 2014

rockout

No es fácil retomar y replantear un festival masivo, menos si el antecedente previo es el exitoso –En términos de artistas- Maquinaria Festival. Por lo mismo las miradas se mantuvieron fijas sobre lo que sería el RockOut Fest durante semanas, quizás era la mezcla de curiosidad y morbo, quizás era la arriesgada elección de la parrilla de artistas, sí, definitivamente tenía muchos “golazos”, pero ¿realmente era efectiva si consideramos que gran porcentaje de las bandas había tenido su mayor foco de atención en los 90 o quizás antes?

Llegado el “Día D” enfilamos rumbo a lo que sería una larga jornada, con poca capacidad de acción optamos por la opción de desdoblarnos para cubrir en su totalidad el festival, tanto por la extensión del evento, como por términos profesionales. Con un pomo de bloqueador, una marraqueta con bistec envuelta en servilleta y varios litros de Monster en el estómago, asistimos y disfrutamos junto a la gente lo que fue esta primera versión de RockOut Fest.



Como Asesinar a Felipes – Escenario Transistor | Edgard Lara



Mientras los primeros asistentes comenzaban a reconocer terreno tímidamente, en el escenario Transistor se ofrecía el primer plato de la jornada. Como Asesinar a Felipes “encendía la mecha” de su show. De su Hip Hop Psycho-Jazz se puede hablar bastante, se pueden llenar páginas de teorización en torno a ese sonido, para algunos forzado y artificial, para otros artístico en toda su extensión. Sea cual sea su verdad, los nacionales eran un curioso y arriesgado número dentro del lineup que supo sortear las dudas en base a sus ventajas técnicas.

Como Asesinar a Felipes se encomendó a la tarea promocional, tocando de manera íntegra su quinto trabajo de estudio, V. Si bien la recepción de la gente fue tibia, fue una buena instancia para admirar los matices que tiene su instrumentalidad. Los sintentizadores revolucionados y el bajo como una potente arma rítmica que satura cada espacio vacío en el aire, cohesionan y ofrecen un interesante viaje sonoro al que esté dispuesto tanto como una aventura musical, como en un planteamiento más evocativo.

La presentación se planteó de manera inteligente y como un buen candidato a ser considerado en más shows de esta naturaleza. El único “pero” lo podría representar la retórica forzada y el zumbido molesto del “rapeo” de Koala Contreras, nada que una buena amplificación no pueda ayudar a ignorar.

» Galería de Fotos: Como Asesinar a Felipes en RockOut Fest.



Helmet – Escenario Monster | Diego Aguilera



Eran las 15:01, ni bien se estaba despidiendo “Como Asesinar a Felipes” cuando Page Hamilton y su nueva compañía hacen ingreso al escenario con “Role Model”, a emprender en contra de la monotonía reinante. El golpe a los tímpanos fue certero, si bien ayudado por el calor y la completa ausencia de dinámica de la presentación anterior, recordó algún combo en el hocico recibido en época colegial a ritmo del “Betty” o el “Meantime”.

Si bien lo de Helmet, uno de los pilares fundamentales del rock de los noventas, puede parecer simple en una primera instancia, llanamente no lo es. Combinar tiempos en ¾ en las cuerdas contra 4/4 en la batería para que sólo se encuentren cada 12 compases no es tarea fácil, no olvidemos que hablamos del proyecto personal de quien fue el guitarrista de David Bowie por mucho tiempo.

Técnicamente, el sonido estaba algo saturado, había diferencias notorias en los niveles de la guitarra principal y la líder, incluso los cambios de instrumentos en la guitarra recién mencionada obligaban al sonidista a hacer trucos mágicos para lograr conservar un atisbo de equilibrio. Aunque a decir verdad no importaba, esta era la revancha de Helmet luego de que les suspendieran el concierto en Chile hace un par de años y nadie se molestara en decírselos sino hasta que llegaron al país. Fue un show redondo, escuchamos todo lo que queríamos escuchar, incluyendo “Unsung”, “Milquetoast” y un final con “In The Meantime” para dejar a todos, recién a las 4 de la tarde, satisfechos por haber ido.

» Galería de Fotos: Helmet en RockOut Fest.



Machuca – Escenario Escudo | Mauro Villarroel



Los oriundos de Concepción, Machuca, fueron los encargados de dar el vamos al Escenario Escudo, lugar en dónde se congregaría la mayoría bandas que pondrían la bandera nacional en esta primera versión del RockOut Fest.

El marco de público menor para lo que merece una piedra angular del punk rock nacional como Machuca (ya sea por el fuerte sol en ese momento o porque eran asistentes que se levantaron tarde y todavía no llegaban) no mermó el show de la banda, quienes ofrecieron un show sólido y directo al hueso. Canessa y los suyos, se pasearon por temas clásicos, haciendo corear a los presentes canciones que a estas alturas se pueden considerar himnos, logrando desatar los primeros mosh y por consecuente, primeras polvaredas del festival.

El cierre estaría a cargo de tres joyas de la banda, la conocida “Corazón Desilusionado”, seguida de la épica “Al Patíbulo” y la provocadora de catarsis mentales “Olvidando”, tripleta coreada por todos que optaron por el punk rock de Machuca, antes que el sonido de los norteamericanos de Helmet que se desarrollaba al costado.

» Galería de Fotos: Machuca en RockOut Fest.



Thurston Moore Band – Escenario Transistor | Edgard Lara



No vamos a mentir, existen momentos de caos e indecisión al momento de tener a sólo dos personas cubriendo un festival de 15 bandas. Cuando estas situaciones se presentan, o recurres a la creatividad o caes aparatosamente. No fue fácil aproximarnos a Thurston Moore, no porque su carga noventera pueda significar una barrera tediosa para algunos, sino porque tuvimos que correr entre escenarios para poder visualizar los shows simultáneos.

Comenzando con Forevermore, canción que le hace honor a su nombre, Thurston Moore emprendió una presentación en dónde bordeando la hora, interpretó 6 de los 8 cortes que componen The Best Day, disco lanzado hace escasos 2 meses.

Si bien el fantasma de Sonic Youth ronda peligrosamente, este no afecta a nivel creativo, sino que más bien sirve de inspiración para desarrollar nuevas ideas. Esto se ejemplifica al momento de escuchar canciones opuestas como fue el caso de la sencilla Detonation, en contraposición a lo que fue la apoteósica y sobre saturada interpretación de Grace Lake. La complicidad entre los músicos generó una exposición redonda y potente, cualidad que mantenía, hasta ese instante, un buen estándar de calidad en el festival. Por el momento, quedan otras instancias en dónde esto se pondría a prueba.

» Galería de Fotos: Thurston Moore Band en RockOut Fest.



Rama – Escenario Escudo | Edgard Lara



El 2014 fue un año redondo para Rama. Con una presentación en Lollapalooza y un sinnúmero de actuaciones en diferentes escenarios capitalinos, el cuarteto se encaramó sobre el escenario Escudo con la piel curtida. Con un setlist claramente inclinado a Imposible, disco que les ha traído la mayor exposición de su carrera, interpretaron 11 canciones que entretuvieron a quienes decidieron dar un paso al costado del guitarreo de Thurston Moore.

A pesar de un par de problemas técnicos con los niveles de micrófono, el desempeño de Rama se ha ido depurando, concediéndose algunas licencias en términos de potencia. De esta manera es agradable reconocer como algunas canciones al ser tocadas en vivo –como Casa, por citar un ejemplo- adquieren cuotas de mayor saturación, lo que les da una variación mucho más rica que lo perpetuado en el disco. Mención honrosa merece la inclusión de Ramazuka en el repertorio, un agradable recuerdo del “aggro” que al parecer aún no es olvidado por el público.

Una buena forma de coronar el año para una banda que hasta el momento se ha mantenido en su tope y que esperamos pueda sorprendernos en un futuro cercano con una producción y un nivel de desempeño en vivo similar al que ya nos tienen acostumbrados.

» Galería de Fotos: Rama en RockOut Fest.



Melvins – Escenario Monster | Diego Aguilera



He de ser sincero, para mí y para muchos, Melvins son enormes. Tocan lo que uno quisiera haber compuesto desde mucho antes de que la mayoría que lea esto siquiera haya nacido. Los esperé de antes de que comenzaran a tocar, francamente iba nervioso porque pensé que sería enviado a la estratósfera, no contaba con que Buzzo y Crover dejarán los propulsores en el hotel.

Eran las 17:05 y puntualmente habrían de comenzar a tocar (como todas las bandas en este festival extrañamente), iniciaron pausadamente con “Eye Flys”, muy pausadamente y con el público esperando la explosión en cualquier segundo, minuto, minutos. A pesar de todo estamos hablando de Melvins si bien hicieron algo que pocas bandas pueden hacer, tener al público atento y babeando por decenas de minutos para luego dar 3 golpes pesadísimos con los cuales la mayoría se fue contento: Honey Bucket, Hooch y Night Goat, por otro lado estaban en un festival en un país que nunca pensó que los vería, esos 3 golpes podrían haber sido fácilmente 15 y haber dejado a todos con la cabeza dada vuelta y pidiendo más. Aparentemente durante 20 y tantos años deben haberlo hecho muchas veces y ahora simplemente no era (su) momento.

De cualquier forma el público estaba atento y dispuesto a recibir lo que quisieran entregar. El show se hizo corto, eso o uno de verdad esperaba más temas de antaño. Con el sonido impecable (no podría ser distinto con una guitarra EGC -espero que me esponsoreen por este comentario-) y el calor ya asumido, por algún motivo sentí como si hubiera ido andando en bicicleta y se me pinchaba una rueda, todavía quedaban bandas.

» Galería de Fotos: Melvins en RockOut Fest.



Los Morton – Escenario Escudo | Edgard Lara



El Groove bailable de Los Morton cumplía 24 años, por lo que una reunión sobre un escenario es más que necesaria. Con un público escaso pero bueno, la agrupación nacional hizo despertar a punta de Funk/Hardcore a los espíritus domados por el calor. Definir de manera ligera la mezcla de sonidos en los que incurre la banda sería un error, la doble percusión y un bajo inquieto que se niega a tan solo representar una estructura, hacen que lo planteado por Los Morton sea una aleación difícil de ignorar, y obviamente a la cual quedar estáticos.

El desempeño en cortes como Cocaína demuestra la naturaleza de una banda que disfruta sobre el escenario, misma sensación que queda tras ver a “Pelao” Morton dejando de lado su bajo, para entregarse al baile en Chic Le Freak, cuya letra modificada fue coreada incluso por quienes tenían el privilegio de escucharlos por primera vez.

Cerrando la presentación se esboza un mensaje a través de los parlantes, versa sobre cómo a pesar del nulo apoyo de la televisión o la prensa, Los Morton habían logrado llegar a un escenario de esas características. Un mérito y crítica dignos de considerar.

» Galería de Fotos: Los Morton en RockOut Fest.



Blind Melon – Escenario Transistor | Celso Valenzuela



Sin duda muchos años separan el éxito de Blind Melon con la escena de hoy, ni hablar de todo lo que ha pasado musicalmente en términos de estilo, refuerzo sonoro y performances visualmente apoteósicas, que se agradecen muchas veces, pero que en otras no hacen más que complementar falta de musicalidad. Es ahí cuando me sorprende gratamente notar como el público de RockOut repletó el césped frente a una banda que viene rodando desde el 2005 con su último álbum luego de rearmarse tras la muerte de Shannon Hoon.

Deteniéndome en este punto, encontrar un nuevo frontman era una difícil tarea, más allá del registro vocal, Hoon era una figura que concentraba y catalizaba la energía de una agrupación que era una verdadera familia. Familia que completaban sus fans. Travis era uno de esos seguidores y hoy ocupa con mucho mérito el lugar de una estrella que se apagó tempranamente como consecuencia de las adicciones que no logró superar y para suerte de nosotros pudo desplegar todo ese sentimiento en Chile y de paso remontar a muchos de nosotros a mediado de los años 90, cuando llegaron a refrescar con positivismo los días de esa época mal llamada grunge. Un sonido impecable, garage como acostumbran, con amplificadores que cualquier hijo de vecino puede tener.

Ver como del bajo colgaba un trailonko (cinto mapuche) no hizo más que mostrarme que seguían siendo esos tipos simples que reunieron el rock clásico, el blues grass y la esencia de los ’60-’70 en maravillosas composiciones con gran carga melódica. Ver todas esas cámaras arriba y cientos de voces, incluso de generaciones actuales, cantar Paper Scratcher, Change, I Wonder, Mouthful of Cavities, Time y la infaltable No Rain, fue increíblemente placentero. Un privilegio verlos sonreír otra vez y hacer con la misma fuerza lo que los sigue uniendo como esa familia, su música.

» Galería de Fotos: Blind Melon en RockOut Fest.



Fantômas – Escenario Monster | Edgard Lara



Antecedentes del sideshow que ofreció Fantômas junto a Melvins un día antes, indicaban que la deformación y reinvención de los clásicos del cine que conforman el Director’s Cut, sería uno de los instantes memorables del RockOut Fest. Pero no fue así. Lo que pasó con Fantômas quedó matriculado como la decepción de la jornada.

Una de las principales inquietantes sobre el show de Fantômas yacía en si lograrían replicar de manera íntegra todos los matices que tiene su música, lo que debido a las características del evento fracasó de manera considerable. El sonido en un show al aire libre está afectado por diferentes factores, entre ellos el viento, esto jugó en contra de la presentación, eliminando todos los elementos claves que tiene la banda. Escuchábamos a Buzzo, escuchábamos a Lombardo, pero ¿qué pasó con el resto de texturas que funcionan como rasgo distintivo de Fantômas?

Otro punto que bajó las revoluciones del show fue Mike Patton. El endiosado músico subió al escenario sólo a cumplir un trámite, comenzó a tocar sin siquiera despojarse de su mochila, algo diametral en comparación a la presentación en teatro Cariola y su “asalto” a un entusiasta fan enmascarado. Justificaciones aparte está lo del sol golpeando su rostro y su demanda de intimidad, previa categorización de “Putos” a los Hielo Negro. Sí, puede que esto haya provocado los errores en la interpretación que los llevó a repetir Vendetta, excusas o no, bajándose del escenario 30 minutos antes de lo que indicaba el programa, Fantômas nos dejaba con una sensación amarga a timo, mezclada con varias pizcas de desencanto.

» Galería de Fotos: Fantômas en RockOut Fest.



Hielo Negro – Escenario Escudo | Mauro Villarroel



Con la difícil tarea de compartir horario con Fantómas, uno de los show más esperados, sumado a la creciente fanaticada chilena de Mike Patton, Hielo Negro la tenía complicada. A las 7:15 los magallánicos subieron al escenario a hacer lo suyo, tocar buena y potente música, cuyas credenciales para ser partícipes del festival, a estas alturas, ni siquiera hay que dudarlas.

Hielo Negro tiene un público leal y eso se notó, entregaron un show tan potente que hasta Patton (con un desafortunado comentario) se quejó. El rock patagónico hizo vibras a los presentes sacándolos del letargo del sol y llevándolos a las frías tierras de Punta Arenas, desfilando temas como “Cemento”, “Voodo”, “Salamandra”, “Hijo del Diablo” y la clásica “Lobo Estepario”.

Siempre es un lujo verlos en vivo y más aún en un escenario donde no tienen nada que envidiar a bandas internacionales. La música habla por ellos, así lo harán saber el otro año en el próximo Lollapalooza.

» Galería de Fotos: Hielo Negro en RockOut Fest.



Devo – Escenario Transistor | Edgard Lara



Probablemente lo que Devo hizo en el escenario Transistor durante las últimas horas de la tarde, se puede catalogar como la mejor presentación del evento. Con la soltura y talento que otorga la voz de la experiencia, la agrupación brindó un festivo espectáculo que involucró a una explanada llena de asistentes. Comenzando con la tripleta That’s Good, Girl U Want y el single por excelencia, Whip It, Devo se echó al bolsillo al público.

Es esa capacidad enérgica que no obedece a los años ni a los géneros musicales lo que hace que Devo sea un espectáculo transversal, con tan solo dar un vistazo rápido al entorno se podía ver disfrutando de igual manera a jóvenes y contemporáneos de la banda, saltando ante esas visiones musicales tan disimiles como los son esos brochazos casi punk y el new wave característico.

Sin ningún tipo de contratiempo técnico, la banda jugo, se despojó de sus ropajes, se entretuvo junto al público, complicidad que fue premiada con Peek-A-Boo! Un regalo final que sacó más de una lágrima. Fueron todo lo que se esperaba y más. Después de todo, No son hombres, son Devo. ¿Quién podría reclamarles lo contrario?

» Galería de Fotos: Devo en RockOut Fest.



Peores de Chile – Escenario Escudo | Mauro Villarroel



Llegaba la noche y Los Peores de Chile se tomaban el escenario, la última banda nacional de la extensa jornada del RockOut. Con un potente setlist y un show certero con una variedad de clásicos que seguro se marcó en los asistentes. El Pogo y Los Peores demostraron que a pesar de las caídas y pausas, sigue vigente, que puede mover a un variado público sin temor y son sin dudas una leyenda vivente del rock nacional.

Escuchamos algunos de los mejores y más populares temas de la banda, como “Sindrome Camboya” y “Cicciolina”, recordemos que éste último fue escogido entre la prensa a finales del siglo XX como el tema del decenio entre otros, tema que en esta versión contó con una performance de la conocida y única actriz erótica Irina la loca, quien con su show, rompió los márgenes en las presentaciones que tuvo el festival, mostrando todo su talento en un tema que permitía jugar más con el público. Un show fuerte, crudo y lleno de la rica mezcla de punk, rock y rockabilly de la banda chilena, esperamos verlos más en los escenarios.

» Galería de Fotos: Peores de Chile en RockOut Fest.



Primus – Escenario Monster | Diego Aguilera



Ya habían pasado 9 horas, la insolación y el cansancio se sentían, suerte para Primus que Devo dejó a todos prendidos y listos para escuchar a quienes para muchos sería la última banda de la jornada. Those Dammed Blue-Collar Tweekers fue el puntapié inicial, ya se predecía un show redondo respecto a sonido y contenido.

Sinceramente Primus no es de las bandas más fáciles de escuchar, no es el común de las formaciones tener un bajo instrumentalmente con mayor importancia que la guitarra y una voz salida de alguna caricatura noventera, no obstante la claridad del sonido (incluso con la incursión del contrabajo) y el apoyo perfectamente sincronizado de las visuales hicieron de este un show muy aplaudible.

Hubo momentos levemente sosos, aun así Les Claypool se permitió interactuar a ratos con el público. De todos modos tocaron lo que se quería escuchar, “Too Many Puppies”, “Wynnona´s Big Brown Beaver”, “My Name is Mud” y un excelente final con “Jerry Was a Race Car Driver”.

Mención aparte merece la performance de los personajes con trajes de leds que se pasearon entre el público, que iluminados cual fiesta de año nuevo de los peores antros de Bellavista (según me han contado), aparentemente no tenían idea de que estaban en un festival de rock, eso basado en sus propias palabras.

Buen final para un buen festival, restaba la presentación de Extremoduro pero al 80% no nos importó, comenzaba la cruzada por conseguir subir a algún bus y luego luchar contra la insolación, trofeo de una larga jornada.

» Galería de Fotos: Primus en RockOut Fest.



2 Minutos – Escenario Escudo | Mauro Villarroel



A las 22:00 hrs. Uno de los shows que cerraba la potente cartelera del Rockout Fest 2014, se apoderaba del escenario Escudo. 2 Minutos hacia su aparición celebrando los 20 años de “Valentín Alsina”, el primer disco de la banda, lanzado en el lejano 1994. Álbum que además de poseer algunos de los clásicos indiscutidos de la banda hace alusión a la ciudad de nacimiento de los integrantes originales de 2 Minutos, constituyéndolo en un “tributo” y una de las más claras alusiones a la vida de cada uno de los integrantes originales. Lo callejero, la rabia, la disconformidad frente a la autoridad y la policía quedaron más que patentes esta noche, incluyendo algunos de los temas del ya mencionado álbum en el repertorio como lo fue “Amor Suicida”, lograron cerrar de forma excelente el escenario.

El viento frio no fue capaz de mermar la puesta en escena de la polémica banda. Entre cervezas, innumerables pogos y aplausos del público, el show de 2 Minutos logra coronarse como uno de los que más pasión desató entre los fanáticos, “Piñas van Piñas Vienen” y “Lejos estoy”, fueron algunos de los temas que no podían dejar a nadie quieto, a pesar de la extensa jornada marcada por el calor extenuante y el frio que llegó con la caída del sol.

La banda recordó una de sus presentaciones junto a Fiskales Ad-Hok, en el ya mítico Manuel Plaza. Época de una escena ya extinta en Chile, alusión que causó nostalgia y elevó aún más los ánimos de los presentes. El cierre llegaba con uno de los clásicos: “Ya no sos igual”; uno de esos temas que no se pueden cantar quieto de pie y menos sentado. Cerraba la noche acompañado de saltos, pogos, gargantas ya sin voz y manos en el aire, cada despedía como podía a 2 Minutos, agradeciendo un show que no siempre vemos en festivales de este tipo, el punk latino se hizo presente, marcando que 2 Minutos está más vivo que nunca.

» Galería de Fotos: 2 Minutos en RockOut Fest



Extremoduro – Escenario Transistor | Edgard Lara



Cuando el éxodo era el concepto en boga, cuando las múltiples latas de Monster dejaban de surtir efecto, Extremoduro subía al empalizado a cerrar la larga jornada de música que significó esta primera edición de RockOut Fest. Curiosa y cuestionada elección que significó quedarse con menos del 20% de asistentes al término de la jornada. Jesucristo García abre un show enfocado al Hard y las progresiones de guitarra, rayando la cancha de lo que sería una presentación con pocos asistentes, pero con tonadas coreadas con pasión.

Con la figura de Robe Iniesta a la cabeza, Extremoduro repasa diferentes instancias de su discografía, dando preponderancia a “Para todos los públicos” disco lanzado el 2013 y el que cuya gira promocional los trajo por primera vez a nuestro país, entre los que destacaron la dupla Entre Interiores y Locura Transitoria.

Mientras los pocos carritos de comida que aún tenían stock vendían sus últimos sándwiches antes de emprender el viaje de vuelta, ¡Qué Borde Era Mi Valle! Demarcaba los últimos acordes del show, los que se vieron coronados con El camino de las utopías y Ama, ama, ama y ensancha el alma, un cierre diferente a un festival diferente, que incurrió en muchos riesgos que logro rebasar de manera positiva. Ahora quedaba el eterno y accidentado proceso de regreso, pero eso ya es parte de otra historia.

» Galería de Fotos: Extremoduro en RockOut Fest.

Agradecimientos especiales a Diego Aguilera y Celso Valenzuela por colaborar con las reseñas. Fotos por: Mauro Villarroel.

Written by @icantell

Admin de HxC Life y MusicSavesYourLife. Pseudo guitarrista, pseudo diseñador, pseudo blogger, pseudo ser humano y ex skater. Puedes encontrarme [putearme] en: facebook & twitter

Comentarios