Tour Blog de The Reaktion: Semana 4, Principio de Vibración

Untitled-1

Los chicos de The Reaktion emprendieron una extensa gira por Estados Unidos, viaje que los llevará por más de 60 ciudades del país del norte. A continuación dejamos el diario de tour que publicarán de manera semanal, narrando desde su perspectiva las diferentes situaciones vividas en su recorrido.



Tour Blog de The Reaktion: Semana 4, Principio de Vibración

Cuarta semana, suroeste junto a Otep y Downfall 2012 → South Bend, Louisville, Clarksville, St. Louis, Wichita, Albuquerque.

11214058_883232748410757_4954504461899356393_nEsta semana fue de mucha conversación con los amigos de Otep y Downfall 2012 respecto a la afinación en 432 Hz, sus efectos en el cuerpo y en la conciencia, la importancia de transmitir frecuencias y vibras positivas a través de la música. En general se nota que algo han escuchado del tema, pero hasta ahora no habían profundizado ni habían tenido la experiencia de conocer gente que la utilizara. Ha sido una semana de mucho calor, mucho pan con palta o con mostaza para el desayuno, almuerzo y cena, bastante café y un par de noches en Waffle House (locales abiertos las 24 horas, donde hacen un plato de 2 lucas que se llama hashbrowns: papas hechas hilo en la plancha, con tomatitos, cebollitas, champiñones, jalapeños, se sirve con ketchup y salsa picante. Uno de esos con un té helado a las 2 de la mañana es una experiencia religiosa :))

No les alcancé a contar sobre Detroit en el blog pasado, asique aprovecho de hacerlo ahora. Detroit está mal. Muy mal. Y no porque esté abandonada por el gobierno. De hecho todo sigue funcionando, la gente (si bien el desempleo es alto) sigue yendo al supermercado, a las carreras de autos y al McDonalds. De hecho, me atrevería a decir que la situación en general en Chile y Sudamérica es bastante más crítica. Pero el problema con Detroit es la mala fama que tiene como ciudad. Antes de llegar, nos dijeron que tuviéramos cuidado al llegar y que nos fuéramos la misma noche, que no anduviéramos alrededor del local, que era muy peligroso, etc. No niego que escuchamos un par de balazos a la distancia cuando estábamos cargando la van en la noche, pero en realidad sentimos que mucho ruido, pocas nueces. Siento que tal como muchas cosas en EEUU, los medios han creado un monstruo de proporciones apocalípticas respecto a la imagen de Detroit como “la ciudad que quebró”, y el pueblo norteamericano termina escapando de la ciudad como a la peste. Al hacerlo, incluso al pensarlo, generan una mala vibra respecto a la ciudad. Lo único que puedo decir es que la gente de Detroit nos recibió con mucho amor, con respeto e interés, y que agradecemos la oportunidad de compartir con gente positiva frente a la adversidad.



Partimos de todas maneras esa noche ya que debíamos viajar bastante hasta nuestra próxima parada en el bar Cheers de South Bend, Indiana. El lugar era pequeño, comparado con el enorme Harpo’s en Detroit (figúrense un Caupolicán contra un Bar Oxido), y el único aire acondicionado era un ventilador que tiraba aire hacia la única puerta de escape del lugar. Misteriosamente, pasó por afuera un caballero de unos 70 años, mexicano, con un carrito de helados artesanales de agua. No había nadie en las calles, hacía un calor de los mil demonios, y aparece este ángel con su cooler lleno de milagros frutosos. La sincronía es la realidad subyacente que maneja este mundo, solo hay que abrir los ojos a las señales.

En la noche local lleno y el ánimo de los comensales por el techo, los Downfall hicieron un show increíble y nosotros igual, con Boo (bajista de Downfall) subiéndose a tocar sus tambores en The Lie That you Believe. Ríos de sudor, me fui a negro dos veces sin caerme, y el bajo hecho sopa. Viene a mi mente el show de The Haunted en Rock & Guitarras y el vocalista en calzoncillos diciendo que se estaba quemando en el escenario. Las partículas vibran mas rápido, la energía se convierte en calor, el calor se siente en el aire, en el cuerpo y en las palabras de los que nos veían por primera vez y nos querían expresar lo mucho que les gustó nuestra música y nuestro arte.

Día siguiente, llegamos a Louisville, hogar del gran Muhammad Ali y muchos blueseros clásicos. Expo 5, el local donde tocaríamos, era un hangar convertido en venue de conciertos, rodeado de ferias de las pulgas que abren solo los sábados y domingos. Duchas, mucho espacio para setearnos, más espacio para poder mostrar todas las obras de Soki, una pieza exclusiva para la banda y Alex, un californiano de padres mexicanos con voluntad de oro que nos ayudó a cargar, descargar y montar. A nuestras anchas y con un público maravilloso que incluso llegaron a corear en “The Network” y en “I Am Somebody”. Mas encima, me pillé justo al lado del escenario con uno de los únicos locales abiertos de la feria que estaba vendiendo comics y juguetes usados, y encontré una copia de la novela gráfica noventera “Preacher”, sobre un predicador que está perdiendo la fe y se ve involucrado en un entuerto entre un Dios que renunció a la raza humana, un engendro nacido de un ángel y un demonio, un asesino de santos vuelto de la tumba, una ex-novia fugitiva y un vampiro irlandés. Y me salió 3 dólares. Épico. E igual de épico el show.



24 de Junio, The Warehouse en Tennesse fue el único lugar donde hemos tenido presentadora, una nueva amiga de una radio local que quedó anonadada con Downfall (una de las mejores bandas que ha visto en el local en los últimos años en sus palabras). Más encima una de las cabras de la barra había hecho un cheesecake de Oreos que compartió con todos los que alcanzamos a atinar. Otro ángel aparecido justo cuando ya estaba un poco cansado del pan con palta y las barritas de cereales. Bastantes veteranos de guerra esta noche y soldados, de hecho el Warehouse está justo al lado de un cementerio de guerra. La vibra si bien positiva del publico esta noche, la sentí cargada de gente que había sufrido bastante (mucha muleta, varias piernas amputadas) y que estaban felices de estar en casa, con sus amigos y viendo buena música en vivo. Es importante explicar que el público que va a ver a Otep en general es bastante político, mucho interés en la defensa de la igualdad de derechos, liberal en lo social. Por lo que fue hermoso ver que había mucho uniformado entre los comensales, eso borró el prejuicio de que los soldados y marines norteamericanos son máquinas de guerra sin conciencia. Somos todos personas, todos nos alegramos, sufrimos, y sangramos igual, da lo mismo el color, el país, el lenguaje.

El Mad Magician al día siguiente en St. Louis fue extremo. El local estaba en las últimas, de hecho este iba a ser uno de sus últimos shows, por lo que el aire acondicionado no funcionaba y el sistema eléctrico no estaba al 100%, y los dueños hasta ahora no pretendían repararlo siendo que lo iban a cerrar pronto. Una máquina de vapor constante al lado del escenario solo ayudaba a humedecer todo. Por mientras, afuera, se desataba una de las tormentas eléctricas de verano más brígidas que nos han tocado durante la gira. De hecho el Ikaro tiene el video del rayo que cayó en un árbol justo al frente del local. Pero al igual que toda esta semana, el público más prendido que nunca, mientras más calor mejor de hecho. El sonidista del local lo hizo súper bien (el tipo había trabajado con bandas como Hed-Pe, Aborted, etc, asique sabía hacer sonar sus equipos). Y lo mejor de la noche, la niña que se acercó al Leo después de la tocata para agradecerle y pedirle que firmara la baqueta que agarró, porque este había sido su primer show de la vida y “escuchar nuestras canciones la había hecho sentirse mejor consigo misma”. No hay mejor recompensa que tocarle el corazón a alguien de esa manera.

Mención aparte se merece el último show de esta semana en el Cotillion de Wichita. Un venue hermoso, hasta elegante diría, con un crew de personas dedicadas, eficientes y con mucha voluntad para ayudarnos en todo, un público increíble que disfrutó a concho desde las bandas locales hasta el final con Otep y el mismo día una noticia excelente para Estados Unidos: la corte suprema ratificó el matrimonio legal para parejas del mismo sexo en los 50 estados. Ambiente de celebración y una victoria enorme para la lucha por la igualdad de derechos en el mundo.

Hoy tenemos día libre y viajaremos a Pueblo, Colorado, a buscar algunas cosas que dejamos en nuestra primera parada en la casa de los viejos del Leo y seguiremos camino a los shows en Albuquerque, Tucson y Los Angeles. Volvemos al punto de partida. Pero no vuelve la misma banda, ni los mismos miembros que salieron hace un mes.

Mito derribado: el público gringo es frio. El mito más grande de todos quemado, derribado y descartado. Contemos: 1.- Somos una banda desconocida, 2.- De un lugar que lamentablemente muchos acá no pueden ni pronunciar bien ni identificar en un mapa, 3.- nuestra música es bastante distinta al estilo de Otep y 4.- Más encima tenemos barreras de lenguaje. Y así, a pesar de todo, hemos logrado calar fondo en las personas que nos ven, hemos logrado que coreen nuestras canciones escuchándolas por primera vez. Hemos logrado que saquen los encendedores en el intermedio de “The Network” y que suban sus puños durante el discurso en “I Am Somebody”. Hemos logrado que todos bailen al son del djembe del Ikaro y los tarros de Downfall al final de “The Lie That You Believe”. Hemos logrado emocionar a mucha gente al punto de que solo nos piden un abrazo después del show para agradecernos por estar ahí. ¿Fríos? Eso no es ser frío. Ser frío es corear el nombre de la banda headliner mientras tocan los teloneros. Frio es esperar que terminen las bandas locales para recién entrar al show. Frío es chaquetear a las bandas teloneras porque consideras que otra de tus bandas favoritas debería estar tocando en su lugar. Tenemos mucho que aprender antes de llenarnos la boca con que los chilenos somos el mejor público del mundo porque Iron Maiden hace su DVD oficial en el Nacional.

Philip Monypenny, bajista de The ReAktion.

Sigue a The ReAktion en: Facebook | Twitter | Instagram | SoundCloud.

Written by E. Lara

Editor General en HxcLife.com | Periodista, Ateo, zurdo, coleccionista de música. Publico de forma esporádica en mi cuenta twitter @a_blister.

Comentarios