Review: Sleeping With Sirens en Chile

sleeping with sirens en chile

Con cuatro discos y un EP bajo el brazo, Kellin Quinn y compañía han conseguido hacerse de una respetable cantidad de seguidores en nuestro país. Debido a esto, la visita de Sleeping With Sirens era sin lugar a dudas uno de los shows más esperados por los seguidores del “género”, por lo que no era difícil anticipar el éxito de ventas y un Sold Out inminente.

No fue sorpresa ver un Teatro Cariola casi al tope de su capacidad, tampoco sorprendió el ver como, faltando aún más de una hora para que comenzara la fiesta, una quincena niñas salieran desmayadas producto del calor que se vivía en sector cancha; eran síntomas y antecedentes de que el fenómeno de masas que tendría su debut dentro de poco.

Cerca de las 20:00hrs el grito colectivo destroza tímpanos indicó que llegó el momento, Sleeping With Sirens salió a escena interpretando ‘Kick Me’. Lo rápido, enérgico y pegajoso del single despierta hasta el fan más agotado por la espera, también lo convierte en la carta de presentación perfecta para alguien que no conoce a la banda. Con frases como “So tired of your rules” o “Fuck you and your opinion” no se requiere de mucho análisis para entender hacía que target está dirigido este producto musical, que si bien en un comienzo quizás pudo etiquetarse como “Post-Hardcore“, hoy cae sin problemas en la categoría de Pop con guitarras eléctricas.



sws3De aquí en adelante el show se desarrollaría de forma pareja, sin altos ni bajos o algo que rescatar. Si bien Kellin Quinn gozó de un Teatro Cariola rendido a sus pies, el cantante no logró establecer una conexión real con el público o una relación de complicidad que se ha visto en shows de otros exponentes, teniendo que recurrir a las extremadamente manoseadas frases cliché “Chile es mi lugar favorito en estos momentos” o “Este es el mejor concierto de mi vida”.

Uno de los detalles importantes que alejaron a este show de ser memorable, fue el audio. A ratos, gran parte de los asistentes no pudo escuchar a Quinn realizar su labor de vocalista, resultado de la saturación del micrófono con los tonos altos. La mayor queja se la lleva el volumen de la voz del frontman, que durante todo el concierto se vio sobrepasada tanto por el detalle mencionado con anterioridad, como por otros pasajes en dónde la instrumentalización devoraba por completo las voces, desconocemos si este detalle obedece a alguna eventualidad técnica o es parte del desempeño usual en la banda. Detenernos por mas tiempo y hacer un análisis extenso del desempeño vocal de Quinn sería solo caer en comparaciones odiosas, hay personas a las que les puede agradar la expresión especifica del mencionado vocalista, mientras que otros lo podemos considerar un cuasi lamento de parto en seco. Para gustos, colores.

Como balance general, Sleeping With Sirens es un producto que vende, y lo hace bien. No debería sorprender a nadie si la “evolución” del sonido de la banda sigue dirigiéndose más a llenar arenas que a mantenerse fieles a sus inicios. Tampoco debería pillarnos por sorpresa si la agrupación regresa en un futuro próximo, después de todo el público se retiró conforme del Teatro Cariola, lo que nos deja con la pregunta eterna de frente ¿que hace bueno a un show? ¿la popularidad o la calidad de interpretación?. Habrá que esperar una nueva presentación para que los asistentes nos entreguen una respuesta fidedigna.


Setlist


Kick Me
Do It Now Remember It Later
We Like It Loud
Go Go Go
Tally It Up, Settle the Score
Fly
Gold
The Strays
Scene Two: Roger Rabbit
Iris -Goo Goo Dolls cover-
Parasites
Better Off Dead
Don’t Say Anything

Encore:
If I’m James Dean, You’re Audrey Hepburn
If You Can’t Hang

Comentarios